info@mundosonoroperu.org / 997581043 - 994628001

Todo lo que un adolescente entre 12 y 16 años debe saber para desarrollar un emprendimiento con tecnología

El mundo en el que vivimos es cada vez más dinámico, más cambiante, más rápido. A menudo escuchamos palabras como progreso, cambio o avance, términos que nos acompañan en todas las facetas de nuestras vidas y están relacionados con otro concepto: la innovación. Sin embargo, ¿un nuevo invento es innovación? Un invento es un concepto, una idea en la mente de alguien que se materializa en algo que antes no existía, pero un invento es un primer paso hacia la innovación.

De la mano encontramos la palabra emprendimiento, competencia que se puede aplicar a cualquier proyecto de vida que te propongas. Ser emprendedor significa ser capaz de crear algo nuevo que influya en tu vida y en la de los demás. Pero, ¿cómo comenzar? Lo primero es tener la idea, es decir, un plan o la voluntad de hacer algo. Las ideas nos permiten generar alternativas diferentes a las circunstancias que se nos plantean día a día. Así podemos descubrir enfoques y perspectivas en los que antes no habíamos reparado.

Para continuar debes seguir los siguientes pasos:

Elige algo que te guste

 

Debes comenzar por analizarte a ti mismo, cuáles son tus talentos, debilidades, intereses, etc. Para formar un carácter emprendedor simplemente se requiere de las ganas y de dar cada paso hacia las metas soñadas. Nuestros mismos actos nos van mostrando ese camino y nuestra decisión nos da la fuerza para recorrerlos.

Planifica y haz una estrategia

 

Para ayudar a que tu idea se convierta en realidad, debes comenzar por planificar los pasos que debes dar:

– Aunque ya sabes cuál es tu objetivo final, debes detallarlo al máximo.
– Hay que desglosar todas aquellas tareas intermedias que te permitirán llegar a tu objetivo.
– Piensa cuanto tiempo te tomará llegar a tu objetivo (Consejo: ¡haz un cronograma!)
– Calcula los recursos que tienes y que necesitas
– No olvides tener en cuenta los riesgos que pueden poner en peligro tu objetivo.

Dirígete a tu objetivo

 

El siguiente paso para sacar adelante tu proyecto es detenernos a pensar qué personas te pueden ayudar a conseguir tus objetivos y cómo puedes formar un equipo. Es indispensable también elaborar un plan de trabajo.

¿Qué hago con mi proyecto?

 

Ahora debes pensar a quién le venderás tu idea.

 

– Concéntrate en una parte del mercado que notes un poco abandonado y ofréceles lo que necesitan. Ahí está el éxito.
– Estudia a tu público para identificar su edad, género, intereses, profesiones, entre otras características. Así sabrás cuáles son sus necesidades.
– Presta atención a lo que te rodea, debes estar pendiente de los nuevos gustos o necesidades que vayan surgiendo. Analizando el ambiente encontrarás el negocio perfecto.

 

Lamentablemente, aunque creas que tu idea es la más novedosa, probablemente otra persona ya haya pensado algo parecido. Esta situación se llama COMPETENCIA. Es necesario que conozcas quiénes son tus competidores y qué están haciendo. Plantéate los siguientes objetivos:

 

Identificar qué oportunidades de negocio hay, es decir, necesidades de clientes que no están siendo cubiertas por la competencia.
Saber exactamente quiénes son tus competidores y cómo lo están haciendo.
Detectar elementos en los que diferenciarte respecto a tus competidores.
Prever la reacción de tu competencia, sobre todo si le quitas clientela.

 

Las redes sociales son un medio ideal para comunicar tu proyecto, ten en cuenta tres estrategias:

 

Información. Investiga por internet en qué foros o blogs se mueven, qué inquietudes plantean. Si conoces a los posibles usuarios, sabrás mejor en qué redes moverte.
Objetivos. ¿Qué buscas al difundir tu proyecto por redes? ¿Qué se haga conocido? ¿Conseguir dinero? En función a lo que quieras lograr deberás definir tu estrategia.
Estrategia. En qué redes vas a tener presencia, qué tipo de comentarios vas a ir colgando, con qué frecuencia. Puede resultar muy interesante pedir la opinión de tus seguidores: ¿Qué opinan sobre tu idea? ¿Cómo podrías mejorarla? Busca sugerencias de mejora.

¿Cuánto me va a costar?

 

Para saber cuánto costará realizar el proyecto tendrás que elaborar una estimación de tiempo y costo. En la elaboración del presupuesto debes considerar:

Recursos: personas, equipos, materiales u otros.
Cantidades: número de personas que se beneficiarán del proyecto y el tiempo que durará.
Precio: debes considerar el costo de producción.

Finalmente, ¿de dónde sacamos el dinero para poner en marcha todo esto? Puede ser a través de recursos ajenos (por ejemplo: ayuda de un patrocinador o eventos para recaudar fondos) o recursos propios.

Nadie ha dicho que ser emprendedor sea algo sencillo. Las cosas se pueden torcer y surgir problemas con los que no habíamos contando. Y entonces surgen pensamientos como: “¿Por qué me tiene que pasar esto a mí? Así nunca lo voy a lograr. Es imposible” Estos pensamientos se denominan limitantes, ¡no dejes que te venzan!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *